TRASTORNOS CARDIOVASCULARES

 
Con tu permiso me voy a casa
a tener un ataque al corazón

Pulp Fiction


El desarrollo de trastornos cardiovasculares está íntimamente unido a la psicología.

Por una parte factores como los hábitos de vida (poco saludables) pueden ser un factor de riesgo para desarrollar una patología cardíaca, además de la emocionalidad, que puede provocar un incremento en la tensión arterial que desemboque en un infarto de miocardio.

Muchas personas acuden a una terapia psicológica para reconducir sus hábitos de vida y aprender a manejar el estrés o la hostilidad como forma de cuidar el corazón.

En otras ocasiones, trás un accidente cardíaco, acuden para superar los sentimientos que ello les produce y conseguir volver a llevar una vida lo más plena posible.


ARTÍCULOS RELACIONADOS




FACTORES DE RIESGO EN EL INFARTO DE MIOCARDIO

Los factores de riesgo, personales y ambientales, que predisponen al infarto de miocardio son:


Hiperlipidemia, hipercolesterolemia, hipertensión, tabaquismo, diabetes, obesidad, anomalías en el ECG, la edad (más riesgo a más edad), el sexo (varón), la herencia y los antecedentes familiares, el alcohol, la hiperuricemia, la tolerancia anormal a la glucosa, los anticonceptivos orales, la menopausia,el café, la alimentación muy copiosa en grasas saturadas y azúcares refinados, la movilidad geográfica, así como diversos factores específicamente psicosociales, tales como el estrés y el Patrón Tipo A de conducta.

Entre todos, destacan: el consumo de tabaco, los elevados niveles de colesterol y la hipertensión arterial.

Podemos clasificar todos estos diferentes factores de riesgo en: 

A) FACTORES CLÁSICOS DE RIESGO 

B) FACTORES DE RIESGO RELACIONADOS CON EL ESTRÉS

EL EXCESO DE GRASA ABDOMINAL ES UN FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR

En función de la localización del exceso de grasa, existen dos tipos de obesidad; la llamada periférica (el exceso de grasa está situado en glúteos, muslos y brazos), y la central (el exceso de grasa se concentra en el abdomen). Esta última es la que tiene peores consecuencias para el organismo, ya que diversos estudios han demostrado que el exceso de grasa abdominal puede multiplicar por dos el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.


La grasa acumulada alrededor de algunos de los principales órganos del cuerpo, denominada grasa visceral, promueve alteraciones del colesterol, aumento de triglicéridos, incremento del riesgo de padecer diabetes, subida de la tensión arterial y riesgo de trombosis; todos estos factores favorecen el desarrollo de enfermedad cardiovascular. Esta acumulación de grasa es consecuencia de factores genéticos, hormonales y de seguir unos hábitos de vida poco saludables como son la mala alimentación, el consumo de tabaco, el sedentarismo o el estrés.

EL PATRON DE CONDUCTA TIPO A


El patrón de conducta tipo A es considerado un síndrome de conducta o estilo de vida caracterizado por extrema competitividad, esfuerzo de logro, agresividad a veces esforzadamente reprimida, apresuramiento, impaciencia, inquietud, hiperalerta, explosividad de habla, tensión en los músculos faciales y sensación de estar bajo presión del tiempo y el desafío de la responsabilidad.


Las personas que presentan este patrón de conducta a menudo se vuelcan en su profesión, dejando otros aspectos de sus vidas descuidados. Este patrón no es un rasgo de personalidad ni una reacción puntual a una situación desafiante, sino una disposición del carácter de la persona.